El nacimiento de un bebé es un proceso maravilloso, pero en ocasiones complejo. Tanto la mamá como el bebé experimentan muchos cambios físicos y emocionales.

Un bebé debe realizar muchos ajustes físicos para vivir fuera del cuerpo de la madre.

Salir el útero significa que un bebé ya no puede depender más de la circulación y la placenta de la madre para funciones fisiológicas importantes.

Conscientes de las necesidades que pueden presentarse contamos con una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales que cuenta con el equipamiento de alta tecnología, medicamentos necesarios para la atención de los recién nacidos y personal entrenado para brindar una atención oportuna. Además, somos el único Hospital privado que cuenta con un grupo de Neonatólogos las 24 horas del día, los 365 días del año dispuestos a brindar una atención personalizada y humano apoyando siempre a los médicos tratantes en el manejo de sus pacientes.

Es un espacio que combina el equipamiento necesario y profesionales de la salud capacitados para brindar cuidado especializado para los pacientes más pequeños. Sin duda es una situación inesperada para toda la familia. El entorno, los sonidos extraños y el no tener a su bebé en brazos puede ser abrumador. Sin embargo, nuestro personal está siempre al pendiente para hacer este proceso más humano y brindar a los padres la tranquilidad de que su bebé se encuentra en las mejores manos.

Antes del nacimiento, la respiración, la alimentación, la eliminación de residuos y la protección inmunitaria vienen de la madre. El momento del nacimiento representa un cambio drástico, sus sistemas ya no funcionan de la misma forma en la que lo hacían en el vientre de su madre. Ahora:

  • Los pulmones deben inhalar aire.
  • La circulación cardíaca y pulmonar cambian.
  • El sistema digestivo debe comenzar a procesar comida y excretar residuos.
  • Los riñones deben comenzar a funcionar para equilibrar los líquidos y químicos del cuerpo y excretar los residuos.
  • El hígado y el sistema inmunitario deben comenzar a funcionar de manera independiente.

Los sistemas del cuerpo del bebé deben funcionar juntos de una nueva manera. A veces, un bebé puede tener dificultades Nacer de manera prematura, tener un parto difícil o tener defectos congénitos pueden hacer que estos cambios sean aún más desafiantes.

La mayoría de los bebés que ingresas a la UCIN son prematuros, nacen antes de las 37 semanas, tienen bajo peso (menos de 2.5 kg), tienes problemas cardiacos, infecciones o tienen una enfermedad que requiere de cuidado. Afortunadamente para estos bebés, existen cuidados especiales.

En todo momento se encuentra atendido por personal de la salud capacitado para el cuidado de su bebé Algunos de los profesionales que participan en el proceso de atención son:

  • Médico tratante (neonatólogo especialista en el cuidado de bebés prematuros) y responsable de la atención de su bebé.
  • Neonatólogo de staff
  • Enfermera en cuidados neonatales.
  • Terapeuta respiratorio.
  • Farmacéuticos
  • Personal de relaciones públicas
  • Biomédica, entre otros.

Normalmente los bebés que están en la UCIN no se pueden alimentar por sí mismos; dependiendo de la indicación médica podría recibir leche materna o de fórmula, pero a través de sondas.

Si necesita ayuda para amamantar a su bebé o para extraerse leche materna con una bomba, puede solicitar apoyo al personal de enfermería o a una asesora en lactancia.

Los bebés de la UCIN tienen sus horarios de alimentación, el enfermero de su bebé le indicará cuándo debe comer.

Los padres pueden visitar y pasar tiempo con sus bebés. Los abuelos también pueden visitar al bebé en un horario establecido con la intención de contarle un cuento.

Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales

10:00 a 11:00 hrs
16:00 a 17:00 hrs.
21:00 a 22:00 hrs.

Recomendaciones

Si cuida de sí mismo, estará más descansado y se sentirá más capaz de cuidar y de conocer a su bebé. Sabemos que es una situación difícil, pero es importante tratar de estar en condiciones y observar cómo su pequeño crece y se hace más fuerte día tras día.

Háblele con una voz calmada y tranquilizadora, reduzca al máximo los ruidos. Aunque es posible que usted quiera relacionarse con su bebé a menudo, deje que su pequeño duerma cuando lo necesite.

Evite tomar fotografías y utilizar el celular dentro de la unidad por seguridad y privacidad de su bebé.

Médicos de staff:

DRA. MONTSERRAT TARRAGO HERNÁNDEZ

JEFE DE SERVICIO UCIN

Pediatría – Médico Cirujano

DRA. CRISTAL URIBE JUÁREZ

UCIN

Neonatología – Pediatría – Médico General

DRA. MARTHA E. VARGAS LUGO

UCIN

Pediatría – Médico General

DRA. BELÉN VALENCIA NAVA

UCIN

Neonatología – Pediatría – Médico Cirujano

DR. ALEJANDRO ROMERO RIVERA

UCIN

Neonatología – Pediatría – Médico Cirujano

DRA. GEORGETTE CONTRERAS MASSE

UCIN

Neonatología – Pediatría – Médico Cirujano